Cuándo me inclino

Hijo, Cuándo me inclino desde el cielo y miro a los hijos de Adán, me pregunto: ¿habrá alguno que valga, habrá alguno siquiera que Me busque por sí mismo sin la intervención de Mi Espíritu? Todos están descarriados, y juntos se han corrompido. No queda ni un hombre honrado… ni uno de muestra siquiera. Por eso ora por estos para que Mi Padre traiga a los que ha elegido para Mi Salvación, Jesús.

Confesión: Hoy confieso en nombre de Jesús que oraré por los que no buscan a Dios para que alcancen la salvación en Cristo, Amén.

Referencia Bíblica: Salmo Capítulo 14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *